Buscar este blog

viernes, 8 de marzo de 2013

La traducibilidad de Francisco Umbral


Otro de los trabajos disponibles en internet sobre la obra de Umbral, es el artículo de Bénédicte de Buron-Brun y Franck Miroux, A Mortal Spring o los límites de la traducción en la novela umbraliana. Ambos son profesores en l’Université de Pau et des Pays de L’Adour. Bénédicte de Buron-Brun es una conocida umbralista que ha coordinado congresos y obras en torno a F. U. Destacamos los libros Mujeres de Umbral, y Francisco Umbral, una identidad plural, que podemos encontrar en nuestras librerías.




A continuación podéis encontrar el enlace al artículo, así como las reflexiones de un servidor a partir de él:

http://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/3738842.pdf




Buron-Brun y Miroux abordan el tema de la traducibilidad de la obra de Umbral analizando aspectos y casos concretos de Mortal y rosa. No se trata de una cuestión semántica, en una obra eminentemente lírica como la de Francisco Umbral, y más en la prosa poética y plástica de Mortal y rosa. La musicalidad juega un papel constante.

El análisis de los investigadores, revisando métricas, aliteraciones, aspectos gramaticales, sintácticos, semánticos, recursos estilísticos... nos invita a pensar primero en la imposibilidad que Umbral suene a Umbral en la lengua inglesa. Siempre ha de ser un Umbral asimilado, adaptado, anglosajón, y aquí el traductor se puede debatir en fidelizarlo al oído inglés, hacer una traducción que no signifique una ruptura con sintaxis, estructura, métrica inglesa; o bien, castellanizar esas estructuras y provocar más adaptación no en el autor sino en la audiencia, más acostumbrada a un estilo. Se trataría en los dos casos de un Umbral híbrido, más pseudoumbral o esquizoumbral dependiendo de la fortuna del traductor.

No obstante, los requisitos para tener cierto éxito en la empresa, presuponen una captación profunda de la génesis estilística umbraliana, y un dominio completo de los recursos estílisticos de la lengua inglesa con especial atención al léxico. Y aún así, esa guturalidad de la que habla Umbral en Los cuadernos de Luis Vives, refiriéndose en parte a la musicalidad sin ser específicamente ella, queda comprometida en toda traducción. En la adjetivación umbraliana, tan fundamental en sus libros, las traducciones producen efectos guturales aleatorios. La intención con la que escogió el autor un léxico, seguramente en el inglés vea alterado ese efecto, por la propia manera de sonar una serie de adjetivos o construcciones traducidas. Un Umbral bilingüe tal vez en ese vericueto hubiese escogido parafrasear el sintagma con otra construcción adverbial, verbal o sustantiva, que sí diera la amplitud o el efecto por su diferente sonoridad. Siempre está detrás de la empresa traductora, escoger fidelidad al autor o al idioma destino, en este caso representado por la audiencia (que igualmente siempre es potencial).

El artículo también nos provoca imaginar una idea metódica. Hubiese ayudado un texto muy explícito de apoyo con instrucciones semánticas acerca del libro en cuestión, es decir, una doble traducción. Traducción semántica glosada de la obra umbraliana, y entonces, una vez desplegada, escoger las palabras y construcciones inglesas, los dardos del léxico que hicieran no perder en demasía efectos y sonoridad a Mortal y rosa. Probablemente podría dar lugar a una configuración A y una B, como hemos dicho, más fiel o más leal al autor o al idioma al uso, más creativa o más conservadora.
Viene a la cabeza que la empresa de la traducción de la obra de Umbral podría tener una plantilla como la de una obra cinematográfica, con varios amanuenses. El desplegador semántico citado, el transcriptor de sonoridades y dobles sentidos, el metrista, el deconstructor gramatical... por el lado hispano. Mientras que por el británico, tendríamos el traductor semántico, el selector de léxico (con pedigrí neologista), el músico arreglista, y un inglés castizo que dé las pinceladas castellanas entre las alternativas a elegir. Puede ser que Umbral fracture la concepción clásica de la traducción, y en un futuro un equipo de profesionales pueda trasplantar con éxito la genialidad del escritor a otra lengua.

Al fin y al cabo, una obra en inglés sólo la podría haber escrito Francisco Umbral para ser 100 % de factura umbraliana. Así que la osada tarea de parafrasear a un autor utilizando sintagmas alternativos, sin estar en la cabeza de Umbral, ya es una labor creativa que de acometerse acabará teniendo más o menos gracia. Los que tenemos como lengua materna el castellano, A mortal spring nos significará un contenido parecido al original, y nos sonará a algo, que puede evocar el rostro de Francisco Umbral detrás, o puede sugerirnos que tras el libro hay una autoría que no reconocemos, que eso no suena umbraliano, que hay cierta impostura.
El éxito de la traducción de un libro de F. Umbral no sería reproducir todos los matices de su lírica, tarea imposible, sino en conseguir llevar a la orilla de otro idioma buena parte del cargamento y la esencia del autor español. Que Umbral suene a todo lo Umbral posible, en la extranjería propia de otra lengua, que sea reconocible, y que continúe dando esos latigazos poéticos, que la prosa no deje de ser eléctrica. En definitiva, que un libro preñado de Umbral no pierda litros de fecundidad por el camino.

2 comentarios:

  1. Hola,
    Somos Franck Miroux y Bénédicte de Buron-Brun. Quisieramos contactarle para mandarle nuestra ultima publicacion sobre umbral. Nos pude contactar a benedicte.deburonbrun@univ-pau.fr Gracias por su valioso trabajo. Atentamente.

    ResponderEliminar
  2. Pero no existe ninguna edición en inglés de "Mortal y rosa".
    Estoy interesada en hacerlo un modesto homenaje en una de mis pinturas y me gustaria añadir algo en ese idioma aunque esté de acuerdo con ustedes en sus argumentos.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar